Publicaciones

La crisis global generada por la pandemia de coronavirus afecta a todos los sectores y todos los niveles.  Numerosas parejas europeas viajaron a Ucrania y han quedado impedidas de regresar a sus hogares.

 

CORONAVIRUS Y GESTACIÓN SUBROGADA

Las restricciones de viaje y el drama de numerosas familias

 

Marta nació el martes en Kiev, la capital de Ucrania, en medio de la pandemia del coronavirus que tiene confinada a la mitad de la población mundial y ha trastocado los planes de al menos la misma proporción.

"Mi marido Rafa viajó de urgencia 24 horas antes de que se cerrase la frontera de Ucrania para todos los ciudadanos extranjeros", explica María, la madre de Marta, que ha tenido que quedarse en España. "¿Quién me iba a decir que un virus mundial me quitaría ese momento de tenerla en mis brazos al nacer?"

Rafael Aires y María Falagan son una de las parejas españolas que se encuentran en la particular encrucijada de haber sido padres por gestación subrogada en Ucrania durante la crisis del coronavirus, que ha provocado el cierre sistemático de fronteras y la cancelación de vuelos.

"Como madre siento que este virus me arrebató parte de lo más grande, no pude gestar a mi hija por una enfermedad, no la pude sentir crecer dentro de mí, no la sentí moverse, y esta situación me impidió estar ahí para verla nacer", lamenta María, que no sabe cuando Rafa podrá volver con Marta.

Decenas de parejas españolas acuden cada año a Ucrania porque es uno de los pocos países europeos que permite la gestación subrogada, a condición de que los futuros padres sean heterosexuales. En España no está permitido ni regulado en ninguna de sus formas.

 

Fronteras cerradas y sin pasaporte

A las restricciones de movimiento, provocadas por la pandemia, se une el hecho de que la embajada española desde el año pasado no registra a los bebés nacidos por gestación subrogada, al no aceptar las pruebas de ADN que certifican que al menos uno de sus padres es de nacionalidad española.

Desde entonces, estas parejas recurren a la nacionalidad ucraniana para que sus bebés tengan un pasaporte con el que poder viajar a España.

"El problema con el Gobierno de Ucrania es que la administración está cerrada y no se puede tramitar online", explican Gema García y José Antonio Sánchez, atrapados en Kiev desde el pasado 8 de marzo, el día que nació su hija. "En algunos casos y momentos puntuales sí te abren, pero no está siendo fácil conseguir la documentación necesaria para poder abandonar el país".

Pero aquellos que ya han conseguido el pasaporte tampoco pueden volver, el espacio aéreo ucraniano está cerrado y no se encuentran vuelos a España hasta el próximo 25 de abril.

Luz Marin y Sergio Aznar aterrizaron en Kiev el 5 de marzo, tres días antes del nacimiento de Sergio, y, como a las anteriores parejas, les preocupa estar retenidos con un sistema sanitario extranjero mientras avanza la pandemia.

"El Gobierno español no nos presta ningún tipo de ayuda, nos remite una y otra vez a una instrucción del año pasado por el cual deniega la inscripción de los niños nacidos de españoles aquí en Ucrania por gestación subrogada", explican. "Nosotros estamos pidiendo una medida excepcional ante una situación excepcional".

La Plataforma por la Protección de la Infancia Nacida en Georgia y Ucrania (APINGU) señala que hay "una veintena de familias españolas que se encuentran actualmente confinadas en diferentes puntos de Kiev, con sus bebés recién nacidos, sin saber cómo y en qué condiciones podrán regresar a sus hogares".

Estas familias han pedido al Gobierno español que les proporcione un salvoconducto para que sus hijos puedan viajar a España en cuanto sea de nuevo posible. Las parejas que ha entrevistado Euronews dicen que por el momento no han recibido respuesta.

 

Videollamadas para ver a sus hijos

Encerrada en un apartamento en el centro de Kiev, Nadene Ghouri solo sale para comprar comida y pañales para su hijo recién nacido, Gilbert. Su marido, Sam, les espera en Reino Unido.

Esta no es la forma en la que esta ciudadana británica había planeado pasar sus primeras seis semanas de maternidad. Pero la frontera de Ucrania está cerrada y aunque hubiera vuelos de vuelta a casa, Gilbert no tiene pasaporte.

Como los españoles Rafa y María, Nadene y su marido se ven obligados a compartir la experiencia de la paternidad separados y con la angustia de no saber cuándo podrán volver a reencontrarse.

A diferencia de España, la embajada de Reino Unido registra a los bebés nacidos por gestación subrogada en Ucrania. Después de que Gilbert naciera el 27 de febrero, la pareja obtuvo rápidamente su certificado de nacimiento ucraniano y una prueba de ADN, e inmediatamente comenzó el proceso para obtener su pasaporte británico.

Entonces llegó la pandemia del coronavirus.

"Sam tuvo que regresar al Reino Unido para trabajar brevemente, con el objetivo de volver", dice Nadene a Euronews, "y esa fue la semana en que el mundo se volvió loco. Ucrania cerró su frontera, por lo que Sam no podía volver y yo no podía irme".

 

"Tiene que haber algo de indulgencia"

Después de mucho discutir con las autoridades británicas, Ghouri no está más cerca de conseguir el pasaporte que Gilbert necesita.

El proceso está siendo kafkiano: mientras que el Ministerio de Asuntos Exteriores de Reino Unido se ha ofrecido a proporcionar papeles de emergencia para que el bebé pueda viajar, la Oficina de Pasaportes se ha negado a permitirle hacerlo sin pasaporte.

Pero la verdadera agonía, asegura Nadene, es que su marido se está perdiendo las primeras semanas de la vida de su hijo.

"Hemos estado tratando de tener esta familia por más de una década, y ha habido mucho dolor en el camino. No estar juntos es horrible. Sam está viendo a su bebé cambiar todos los días en Skype, y no sabemos cuánto tiempo va a durar eso", explica.

Ghouri conoce al menos otras cinco parejas británicas que se encuentran en la misma situación, dos en Georgia -otro destino popular en Europa para la subrogación- y dos en Estados Unidos.

Como las parejas españolas, Ghouri sólo quiere que las autoridades británicas actúen y que lo hagan rápidamente.

"Estamos en peligro aquí. Estoy sola y cada vez que tengo que ir al supermercado a comprar comida tengo que llevarme un recién nacido conmigo. El gran riesgo es que con el aumento de los casos en Kiev cada día, yo o el bebé enfermemos", explica.

"Es un ciudadano británico, es un bebé británico. Tiene que haber algo de indulgencia", expresa la devastada madre.

FUENTE: Euronews

 

Si desean más información sobre maternidad subrogada o gestación subrogada, pueden escribirnos al email de contacto.

Saludos a todxs!!

 

Dr. Juan Pablo Rojas Pascual

Abogado - Consultor en Maternidad Subrogada

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

Contactenos ahora

Escríbanos y le informaremos lo que necesite saber.

CONTACTAR